miércoles, 19 de noviembre de 2014

Primer Monumento Histórico demolido tras controvertida Ley 30230

Fachada del Jr. Huallaga, 731 al 745, Monumento de la Nación, hace unos meses.
Se veía venir. Si bien en las últimas semanas ya sabíamos de la demolición de la histórica vivienda en la cuadra siete del jirón Huallaga, no fue hasta poner esta acción en el contexto de la norma legal que podemos concluir que, efectivamente, se trata del primer monumento de la nación que se demuele tras la entrada en vigencia de la Ley 30230 de estímulo a la inversión privada.

Es posible que las autoridades señalen que se trató de una simple coincidencia. Pero antes de que se publicara la ley todavía existía la condición de autorización “previa” del ministerio de Cultura a cualquier intervención en bienes históricos. Al eliminarse esa condición, y dado el contexto legal en que se encontraba la propiedad, la acción fue inmediata.

El ministerio de Cultura dirá que ahí ya no se podía hacer nada porque había una orden de demolición. Esa es una perversión del sistema que debe corregirse.

Que un juez, sin formación alguna en este campo, pueda decidir cuándo uno de nuestros monumentos deja de serlo, es un elemento que vulnera todo el patrimonio del país. Para hacer la situación más grave, la decisión judicial afecta un bien de toda la nación en beneficio de un empresario, con fines puramente comerciales.

Estado de conservación del primer patio de la casona.
Y es aquí cuando los excesos del mercado adquieren su rostro más grotesco. La presión que viene del Mercado Central va avanzando con la destrucción de patrimonio en Barrios Altos y zonas aledañas. El terreno en cuestión, de unos mil metros cuadrados, tiene un valor de unos tres millones de dólares.

¿Qué se está haciendo para equilibrar la balanza? Hoy tenemos la primera propiedad demolida bajo la vigencia de la nueva ley. ¿Cuántas más caerán?

Fueron nueve años de procesos judiciales y el ministerio, al final, no pudo proteger un monumento. Varias fuentes acusan al propietario, Ricardo Wong Kuoman, de haber acelerado extrañamente una serie de procesos, pero no existen pruebas para ello.

En todo caso el mismo Wong Kuoman es un personaje controvertido. En su momento, este hijo de inmigrantes chinos fue un mega importador de material pirotécnico. En el 2002 fue vinculado, y absuelto, del incendio de Mesa Redonda ocurrido en diciembre del año anterior, en el que murieron 277 personas. En 2006 fue candidato presidencial y se presenta como empresario constructor. Hoy, debe sentirse un empresario poderoso.

Ricardo Wong Kuoman, tomado de un video autopromocional en YouTube.
Aquí por primera vez se presenta una cronología básica de la historia de esta propiedad y del litigio que llevó a su destrucción. Una lectura detallada nos da una idea más clara que la debilidad institucional que existe para la protección de nuestro patrimonio fue determinante en su destrucción.

Para ello conté con tres fuentes importantes:
  • Documentos oficiales cedidos por un funcionario del ministerio de Cultura, que pidió mantener su anonimato.
  • Copia del informe preliminar de la arquitecta Patricia Días, directora de PROLIMA quien hace nueve años, como profesional independiente, trabajó para Ricardo Wong.
  • Información oficial disponible en internet.
Es necesario aclarar que al preguntarle a la arquitecta Días por un posible conflicto de intereses, ella fue contundente en señalar que “luego de la decisión del INC de rechazar el proyecto y después de enterarme que Wong había decidido demoler la casa, renuncié oficialmente al proyecto. No iba a sacarle al dueño una licencia para demoler”.

Para mí la pregunta que queda en el aire rancio de esta mala negociación es: ¿Quién o qué es responsable? Hemos perdido un monumento, y no pasa nada?

Aquí la cronología, que también por primera vez muestra imágenes interiores de esa vivienda única.

Vista del primer patio desde la entrada.
CRONOLOGÍA:

Siglo XVII: Predio forma parte del Colegio y Convento de Santo Tomás, que posee el único claustro circular del país y uno de los pocos que quedan en América.

Siglo XIX: Predio sufre una serie de modificaciones y adaptaciones a vivienda familiar.

1980: INC prepara expediente de la casona: “testimonio singular de la arquitectura colonial y republicana de Lima (…) y mantiene sus valores arquitectónicos, históricos, urbanísticos, a pesar del deterioro; situación que puede ser revertida con una adecuada restauración”.

1980-julio: Predio es declarado Monumento mediante la RM Nº 0928-80-ED.

1997: Se produce un incendio en la zona derecha del patio principal.

1998: Resolución de Alcaldía N° 3758-1998, la declara Finca Ruinosa.

2003: Decreto de Alcaldía N° 161, la declara en riesgo de colapso.

2005: Ricardo Wong Kuoman, compra la propiedad y decide construir una galería comercial. Solicita al INC el retiro de la condición de bien cultural del inmueble.

2005-noviembre: INC ajusta la protección, al otorgar al inmueble la calificación de “Primer Orden” (Certificado 030-2005-P). Esta se da a “inmuebles altamente representativos de una época histórica, que se caracteriza por contener indiscutibles calidades arquitectónicas…”.

2005: Anteproyecto de la arquitecta Patricia Días, a nombre de su cliente Ricardo Wong, incluye párrafos:
  • Daños severos a la estructura del inmueble.
  • Un problema muy serio de seguridad para estas personas.
  • Muchas áreas tienen un alto riesgo de colapso.
  • Se plantea la conservación del inmueble en la zona principal (primer patio)
  • (Sobre el segundo patio:) Se plantea la demolición de esta zona (…) a fin de permitir la incorporación de obra nueva que posibilite un uso racional del inmueble.
2006-febrero: INC declara improcedente el pedido (RDN Nº 173/INC, 3 de febrero), y dispone que el propietario es responsable de la conservación (art.3). Además, se pidió un proyecto de restauración e intervención integral del bien (art.2).

2006-marzo: Santa Catalina SAC demanda al INC (Sexto Juzgado Especializado en lo Contencioso Administrativo) por rechazar su solicitud.

2006: La empresa presenta el informe de un ingeniero, sin ninguna formación en estructuras históricas, el que concluye que la vivienda no se puede recuperar y que tiene que demolerse. Varias fuentes indican que de eso se vale el poder judicial para ordenar su demolición.

Sector del segundo patio.
2009-junio: El Sexto Juzgado Especializado declara fundada la demanda (Resolución Nº 18, 8 de junio). Ordena al INC que retire la condición de Patrimonio Cultural de la Nación al inmueble citado, y deje sin efecto los artículos 2º y 3º de la resolución 173.

2011-enero: En segunda instancia judicial (Resolución Nº 12, 20 de enero), se confirma la sentencia anterior.

2012-marzo: El 22 de marzo la Corte Suprema (Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente) declara infundado el recurso de anulación de sentencia interpuesto por el ministerio de Cultura y confirma las sentencias previas.

2012-junio: Ministerio de Cultura acata lo dispuesto y retira la condición de bien integrante del Patrimonio Cultural al inmueble.

2012-julio: Juzgado considera que esto no cumple con el mandato judicial, “desaprueba” decisión del ministerio y por resolución 23 ordena retirar la condición cultural y declarar que no existe responsabilidad de los administrados por no haber realizado acciones preventivas de seguridad.

2012-julio: Informe Técnico 952, de la arquitecta María Eugenia Córdova, de la Dirección de Patrimonio Histórico Colonial y Republicano del ministerio de Cultura, incluye párrafos:
  • La sentencia del 8 junio 2009, señala que no es posible la rehabilitación del inmueble por ser esta muy costosa y sobre todo por “no resolvería el tema de la seguridad para sus ocupantes”.
  • Dicha aseveración resulta totalmente subjetiva y carente de sustento real, toda vez que el factor económico no puede ni debe constituir un condicionante para solicitar o justificar una demolición, o el retiro de la condición de cultural de un bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación, cuyo valor es incalculable…”
  • Es importante señalar que si bien el inmueble presenta deterioro generalizado debido a la falta de mantenimiento, los sectores con daños de importancia constituyen un pequeño porcentaje del inmueble y no presentan la condición de colapso inminente…
2013-abril: La Procuraduría Pública del ministerio de Cultura apela la resolución judicial. En tanto, el predio mantiene la condición de bien perteneciente al Patrimonio Cultural de la Nación, y no puede intervenirse en él sin la (previa) autorización del Ministerio de Cultura.

2013: Ministerio de Cultura invoca a las autoridades judiciales y al propietario a contribuir con la preservación del inmueble. Su pérdida, dice un comunicado, significaría un inmenso atentado contra el Patrimonio Cultural de la Nación y de la Humanidad, al formar parte del Patrimonio Mundial reconocido por la UNESCO.


Casona, historia, memoria, monumento, demolidos el 22 de octubre. Foto: Miguel Angel Pozo.
2014-enero: Informe del 23 enero, de David de Lambarri, entonces Director de Patrimonio Histórico del ministerio de Cultura, al Fiscal Adjunto de la 12ª Fiscalía Provincial de Lima. Incluye párrafo:
  • El inmueble no solo es patrimonio cultural de la nación sino además, un bien de Primer Orden. “No se trata de un inmueble cualquiera, sino de uno altamente representativo y valioso para la sociedad”
Mayo: David de Lambarri es cesado de sus funciones en el ministerio de Cultura.

22 julio: Municipalidad de Lima aprueba demolición del inmueble.

28 julio: Presidente Ollanta Humala aprueba la Ley 30230, de simplificación de trámites para el estímulo de la inversión privada. En el capítulo IV, de estímulo a la inversión inmobiliaria, se elimina la autorización previa del ministerio de Cultura para intervenir todo bien histórico (post 1532).

10 octubre: Ministra de Cultura, Diana Álvarez Calderón, firma resolución 364 que adecúa procedimientos internos a lo estipulado en la ley 30230.

16 octubre: Incendio de casona en la Plaza Dos de Mayo.

22 octubre: Casona del Jr. Huallaga 731-745 es finalmente demolida.

12 noviembre: Patricia Días, hoy directora de PROLIMA, la Oficina del Centro Histórico, declara en entrevista con este blog que la demolición “ha sentado un precedente gravísimo”.

-------
Haga clic aquí para ver una galería de imágenes de la casona antes de la demolición.
 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

PROLIMA: "No existe una política para el Centro Histórico. Es urgente el compromiso del Estado"

"Balcón de antaño, balcón florido, balcón limeño (...) Balcón, dile que sufro.." (vals). Foto: Alessandro Currarino.

Si algo me queda claro de las entrevistas de las últimas semanas es la alarmante fragilidad en la que día a día va sobreviviendo el Centro Histórico de Lima. Y no me refiero a sus estructuras. Es la fragilidad institucional, que incluye a todos los que tienen que ver con su gestión y que está contribuyendo directamente a su progresiva destrucción.

En esta conversación con Patricia Días, directora de PROLIMA quedan en evidencia varias cosas: el reducido papel en el que ha quedado ahora el ministerio de Cultura; la completa desvinculación del Congreso del país; la presión generada por las mafias de comerciantes ilegales; y la peligrosa debilidad generada por un paisaje legal que no fortalece sino debilita su gestión, como la dificultad para demoler depósitos ilegales con la rapidez necesaria.

PROLIMA es la Oficina del Centro Histórico.  En teoría es el corazón y el cerebro de la gestión. Pero luego están EMILIMA, que ejecuta, y una serie de organismos más que está involucrados  de una manera u otra, sin una sola autoridad que las dirija.

Si estamos interesados en salvar este centro, que el mundo entero en su momento reconoció como algo lo suficientemente valioso como para declararlo Patrimonio Cultural de la Humanidad, necesitamos tomar medidas concretas.  Se necesita una participación del Estado y que el Congreso despierte y trabaje seriamente en fórmulas inteligentes para recuperarlo.

Patricia Días Velarde, arquitecta y directora de PROLIMA, la Oficina del Centro Histórico. Foto: JL.
¿Por qué la modificación a la ley de patrimonio es una oportunidad para el Centro Histórico (CH) de Lima?*
Esto lo veníamos buscando desde hace mucho tiempo. No se trata de desplazar al Ministerio de Cultura (MC) sino de incorporarlos y trabajar juntos. Lo que ha hecho esta ley es que el MC no tenga una opinión previa. Lo cual no quiere decir que no tenga opinión.

La opinión la tiene ahora dentro de la Comisión de la Municipalidad
Dentro de la Comisión, así es.

¿Quiénes integran la Comisión?
La preside PROLIMA como representante del Alcalde, que en este caso soy yo. Y dos representantes del Colegio de Arquitectos. A esto se añade un delegado ad-hoc del MC y un delegado ad-hoc de Indeci (Defensa Civil). Somos la comisión que ve todo el CH.

¿Quiénes tienen voto en la Comisión?
El Colegio de Arquitectos y el presidente, PROLIMA. Los delegados ad-hoc no tienen voto. Pueden tener voz pero no voto.

O sea el MC no tiene capacidad de veto
Por ser delegado ad-hoc puede opinar pero su opinión puede ser tomada en cuenta o no. Muchas veces el MC se opone y lo que hacemos es respaldarlo.

Entonces por qué es buena esta medida para el CH
Es buena porque se han reducido tremendamente los tiempos de revisión de proyectos y promueve la inversión privada. Antes podía tomar meses y en muchos casos años, con lo cual cualquier proceso de inversión dentro de los CH se caía rapidísimo.

¿Qué pasa si entra un Alcalde que no tiene interés en una recuperación seria del CH? ¿Puede a influir a través de quien esté en PROLIMA?
Claro.

O sea que no están quedando los candados suficientemente fuertes como para evitar una mala gestión del CH
Pero no estamos hablando solamente del CH de Lima. Estamos hablando de todo el patrimonio a nivel nacional.

A nivel nacional me parece peor todavía…
Necesariamente tiene que haber una relación muy estrecha entre las municipalidades y MC. El proceso que se ha venido dando era solo a través del MC, y por eso muchos monumentos se han venido perdiendo, porque es imposible que esto se vea solamente desde el ámbito del MC.

En el último año, ¿cuántos proyectos han aprobado y cuántos han rechazado?
Antes de esta norma veíamos un promedio de cinco proyectos a la semana. A partir de esta norma, desde julio, estamos viendo alrededor unos 12.

¿Y el porcentaje de aprobación?
Tenemos un porcentaje muy alto de desaprobación de proyectos. Un 60-70%.

Tengo entendido que la mayoría de arquitectos que presentan proyectos para intervenir bienes históricos no tienen formación en ese campo, por lo que sus proyectos no son buenos
Así es. No tienen idea. Son proyectos muy malos.

¿Cómo se lidia con esa situación?
Cuando el proyecto involucra un bien histórico se les deriva a PROLIMA, para que reciban toda la asesoría técnica.

Barrios Altos y los depósitos: ¿quién es responsable de esa destrucción?
Hay un tema de mafias de tráfico de tierras muy fuerte. Hay una presión tanto de Gamarra como del Mercado Central y …

Pero en nuestras narices vienen construyendo depósitos,  destruyendo bienes históricos. ¿Quién es responsable de evitar que eso suceda?
El responsable en realidad debería ser el municipio, pero no tiene las armas legales para hacerlo. La municipalidad tiene procesos legales muy largos. Se clausura y lo vuelven a abrir…

¿Por qué no se pueden demoler?
Porque tienes que pasar por un proceso legal muy largo. Y eso lo sabe la gente. Es muy difícil combatir esta situación por la ley.

Y la demolición de la casona de Huallaga 731…
No solamente hemos perdido una importante pieza histórica sino que se ha sentado un precedente que puede ser gravísimo.

Un gran problema ahí fue la decisión de un juez de desmonumentalizar la propiedad, ¡que era un bien histórico declarado monumento! 
Este es un tema de una gran debilidad institucional porque el Poder Judicial jamás debió decirle al MC que desmonumentalice una propiedad. Y el ministerio no supo defender sus fueros. El único que puede decidir en el país qué es monumento y qué no lo es, debería ser el ministerio de Cultura.

[En las próximas semanas tendremos un reporte más detallado sobre esta casona demolida]

Esto evidencia una gestión desordenada del Centro Histórico de Lima. Varios expertos insisten en crear una única autoridad única e independiente…
Totalmente de acuerdo.

¿Por qué no se está trabajando en esa dirección?
Porque no hay una política para nuestros centros históricos. Si ves cómo se han trabajado otros centros históricos de América Latina, los únicos que han salido adelante son aquellos donde hay una intervención directa del Estado. El municipio solo no puede, es imposible porque hay que dictar muchas normas, aprobar incentivos…

Urge un papel más activo del Congreso…
Sí, debería estar metido el Congreso y todo el Estado. No solo con Lima sino de todo el país.

¿Qué relación tiene PROLIMA con la Comisión de Patrimonio del Congreso?
Ninguna.

¿Han intentado establecer puentes?
Hemos ido una vez a sustentar una propuesta. Nos dijeron ‘sí, los vamos a apoyar’, y no hubo más comunicación. Si te das cuenta, no hay un interés real en nuestro patrimonio.

Lo que veo es que no existe una relación fluida entre las principales instituciones que tienen que ver con el CH
Aquí tienen que ver muchos participantes. El CH también es una ciudad, en permanente cambio, movimiento. Pensar que todo esto un gran monumento es absurdo porque el tema va más allá del patrimonio. Es un tema de ciudad. Tiene que ver con transporte, con vivienda, con medio ambiente, y no solamente patrimonio. El Centro Histórico debe verse de manera integral y no por pedacitos, como se ha venido dando.

¿Cree que esta modificación hecha a la ley es lo mejor que le ha podido pasar al CH de Lima?
No sé si lo mejor pero ayuda. Es un granito de arena para decirle al inversionista, ‘ya no tienes que pasar un calvario para sacar tu proyecto adelante’. Pero que a partir de ahora en adelante el patrimonio se vaya a recuperar, yo lo dudo.

¿Qué pasa ahora?
Lo que hay que hacer ahora es trabajar de manera conjunta, trabajar con las municipalidades, acercarse a los nuevos alcaldes y proponerles convenios para salvar el patrimonio. Hay un trabajo que hacer también con la población, porque si hoy quieren construir como en Miami es porque no hay identidad, y ven el patrimonio como un obstáculo, una molestia. Hay que trabajar para que sientan que el patrimonio es suyo.

-----
* La modificación apareció en la Ley 30230 de estímulo a la inversión privada, discutida en los últimos dos posts de este blog, y que elimina la autorización previa del ministerio de Cultura a los proyectos de intervención en bienes históricos en todo el país.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ministerio de Cultura acusa a la Municipalidad de Lima por ley que afecta al patrimonio

Acta de la Gerencia de Desarrollo Urbano de la MML, del 22 de julio 2014, que según MINCUL autoriza controvertida demolición en casona del Jr. Huallaga 731.

En unas sorprendentes declaraciones el Viceministro de Cultura, Luis Jaime Castillo, limpia a su sector de toda responsabilidad y señala, en los términos más claros, que la cuestionada medida que afecta al patrimonio histórico del país (Cap. IV de la ley 30230 y la Res. 364), fue iniciativa de la Municipalidad de Lima. Más precisamente, según Castillo, de PROLIMA, la oficina del Centro Histórico de la capital. En una palabra, el patrimonio se volvió una pelota de tenis. 

Por su parte, la alcaldesa Susana Villarán rechazó la acusación. En comunicación por email dijo: “Es falso. Nosotros pedimos siempre una flexibilización en algunos engorrosos y absurdos trámites (…). Nada de eso ha funcionado. Queremos inversión privada en el millón y medio de metros abandonados a su suerte por las normas y barreras absurdas pero no destrucción. La RS es un arma para destruir, no una flexibilización y adaptación, que es lo que siempre solicitamos”.

Si algo queda claro es la tremenda confusión que existe frente al alcance de las nuevas normas. Según el ministerio, estas no le han quitado a Cultura la capacidad de autorizar ’previo’ al inicio de obras, una posición que cuestionan arquitectos y abogados patrimonialistas. Por ahora, ambos lados interpretan el texto porque no ha quedado claramente establecido.

El viceministro insiste en que hoy, como nunca, se está haciendo más para proteger nuestra herencia. Lo verdaderamente preocupante es enterarnos que nuestro patrimonio está siendo manejado directamente desde el Ministerio de Economía. Esto, de por sí, ya pone a todo nuestro legado de 5.000 años de civilización, uno de los más ricos del planeta y nuestro recurso económico a futuro, en una verdadera situación de vulnerabilidad. Aquí la entrevista.

Viceministro de Cultura - área de Patrimonio, Luis Jaime Castillo. Foto: JL.
¿Por qué aprobaron esta controvertida norma?
Esta reforma la venía peleando la Municipalidad de Lima desde hace un tiempo, y mi posición era que nosotros no podíamos transferirles competencias que son por ley del ministerio de Cultura, porque Lima no es la única municipalidad.

¿Quiere decir que el texto no pasó por Cultura?
No. Pasó de frente al MEF. No se cómo lo hicieron ni cómo llegaron a Economía, pero ciertamente en la norma se plasmó lo que quería la Municipalidad de Lima. El ministerio no reaccionó porque si bien la norma elimina la palabra ‘previa’ no elimina la autorización de Cultura para aprobar cualquier proyecto.

No es una aprobación obligatoria
Claro que sí.

Justamente la eliminación de la palabra ‘previa’ cambia el balance de poder
Pero no le quita la protección al inmueble. Además “autorización” por definición es previa. No se puede autorizar nada a posteriori. Y si tú te bajas una casona te expones a que te meta preso por destruir el patrimonio.

Por el lado de simplificar, simplifica, no cabe duda. ¿Pero están convencidos que esta medida le da el mensaje a los empresarios que el patrimonio se respeta?
No te puedo decir si sí o no. Yo creo que el problema del respeto tiene que ver también con la eficiencia. Y no solo empresarios, también hablamos de ciudadanos de a pie que querían hacer modificaciones a su propiedad y no podían.

Son ciudadanos como el del Jr. Huallaga 731, para quien el patrimonio es un obstáculo y lo demolió completamente
Con el apoyo de quién: de la Gerencia de Desarrollo Urbano de la MML, que autorizó esa demolición en julio de este año [copia de la aprobación firmada al inicio de esta nota] con la firma de PROLIMA y la oposición del ministerio de Cultura, después de varios años en los que el ministerio se opuso, hasta el momento que un juez ordenó que se desmonumentalice la propiedad.

¿Tan frágil es nuestra legislación frente al patrimonio que un juez puede pedir eso?
Si un juez dice ‘ya no es monumento’, ya no lo es, y después el golpe de gracia vino de la Municipalidad de Lima, que tanto pedía estas atribuciones supuestamente para proteger mejor, y no lo hizo. Autorizó su demolición cuando esa casa era completamente recuperable.

Jirón Huallaga 731-745. Vivienda histórica demolida en el Centro Histórico, en octubre 2014.
Foto: Miguel Angel Pozo.
Pero en general existe la impresión que es el ministerio de Cultura el que no está protegiendo nuestras huacas y casonas
Estamos viviendo una época que como nunca hay obras de infraestructura por todos lados. Nunca la autoridad de cultura se enfrentó a carreteras por todo el país, electrificación por todo el país, construcciones, gaseoductos… y esa presión de la expansión del país efectivamente da la impresión que se está vulnerando.

Cuando no pasaba nada con la economía, tampoco pasaba nada con el patrimonio
Mi impresión es que paralelamente nunca hemos tenido tanto dinero para hacer investigación arqueológica, puesta en valor; nunca hemos tenido el dinero para hacer el mapeo completo del Qhapaq Ñan, bases de datos, etc. El ministerio es 10 veces lo que era el INC. Entonces esa es la paradoja, que cuando más se está haciendo para proteger el patrimonio la gente cree que es lo contrario.

Esta norma le da poder sobre el patrimonio a los municipios del país. Sin embargo, he visto en Iquitos, Huaraz, Barranca, Juli, Tarma y muchos lugares, cómo los mismos municipios han destruido sus plazas de armas y centros históricos
Pero quién ha denunciado la estatua en la plaza de armas de Cusco; quién ha defendido las palmeras en Chincha… Nosotros nos peleamos, pero muchas veces nuestro peor enemigo son las municipalidades, que quieren hacer lo que les da la gana.

Si esto es así, ¡sobre qué base deciden pasar toda la autoridad de la protección de patrimonio a las municipalidades!
Eso hay que preguntárselo a PROLIMA y la Municipalidad de Lima que, aparentemente, es la que promovió esta norma.

Hace unos años un alcalde de Iquitos demolió el edificio histórico de la Municipalidad.
Hubo protestas de los vecinos y de las autoridades de Cultura.
Pero el daño ya había sido consumado. Foto: JL.
Pero ustedes podían emitir una opinión técnica. De oponerse si les parecía mal. Por qué no lo hicieron.
Esta norma cuando llegó aquí ya estaba aprobada. Por otro lado, todavía tenemos que ver si esta transferencia de responsabilidades a las municipalidades puede dar resultados o no. Si no da el resultado esperado habrá que tratar de ajustarlas. Y más importante aún, el ministerio tiene derecho a veto. El ministerio puede parar cualquier proyecto.

No en Lima, donde el ministerio de Cultura es una voz más y no tiene derecho a veto.
Claro que sí. Está en la ley: se requiere la autorización del ministerio de Cultura.

No es la impresión que existe. La opinión del ministerio va a ser una más.
Te leo lo que dice la ley….

Pero los otros lo interpretan de distinta manera
Lo interpretan así pero apenas autoricen algo con lo que no estamos de acuerdo, los vamos a procesar.

Eso es verdad, pero todo el poder del ministerio queda a posteriori, cuando ya se hayan perdido muchas cosas
Eso no puede suceder si el ministerio no ha autorizado. Y si el ministerio no está presente, tampoco procede. En este nuevo escenario, todos tenemos voz, todos tenemos voto, pero el nuestro es indispensable.

¿Están en condiciones de hacer frente a las exigencias de eficiencia y rapidez?
En el caso de arqueología, para los CIRAS, hemos pedido 15 millones de soles más para contratar más arqueólogos.

¿Se los dieron?
Por supuesto. Y este otro caso, de los bienes históricos, va a generar un gasto adicional de 5 a 8 millones de soles para poder atenderlo en todo el país. Lo que sí tengo que decir es que si tenemos que evaluar expedientes según el estándar de la norma, que son cinco días, no vamos a poder hacerlo. Lo haremos en el tiempo que nos tome hacerlo bien, y lo haremos en un tiempo prudencial. Lo fundamental es que en las comisiones tenemos el voto definitivo.

Insisto, esa es una interpretación del ministerio. La ley no lo especifica
El fondo del asunto es ¿tenemos la capacidad para atender todas las municipalidades en todo el país? No. No la tenemos y para eso necesitamos recursos adicionales, que estamos peleando. ¿Y podemos resolver todos los casos que se presenten en el tiempo tan corto que nos plantea la norma? Tampoco podemos. Tendremos que hacerlo a la mayor brevedad posible y sin sacrificar la integridad del patrimonio.

-------
Para ver la Ley 30230 haga clic aquí - ir al Capítulo IV
Para ver la Resolución 364 haga clic aquí
Para ver la Ley General de Patrimonio haga clic aquí

miércoles, 29 de octubre de 2014

Gobierno cede ante inmobiliarias y elimina protección de edificios históricos en todo el país

Casona histórica del Jirón Huallaga 731, demolida recientemente. Foto: Miguel Angel Pozo.
El 10 de octubre de este año, justo días antes del incendio en la Plaza 2 de Mayo, la ministra de Cultura Diana Álvarez Calderón firmó una resolución que casi pasa desapercibida y que, en opinión de expertos, consuma uno de los mayores atentados contra el patrimonio desde el gobierno.

En la práctica, la Resolución 364 marca el fin de la protección al patrimonio histórico de nuestro país. No están leyendo mal.  Esa es la situación.

Es cierto que esta iniciativa no nace de Cultura. Lo que hace la resolución es cumplir con la norma y lo estipulado en la ley 30230, firmada por el presidente Humala en julio de este año. “Una ley completamente perjudicial para las casonas históricas”, señaló el abogado patrimonialista, Fabricio Valencia, de la consultora Hereditas.

La ley 30230 es la propuesta que tan orondamente lanzó el presidente Humala para estimular la inversión. Es un documento que simplifica procedimientos y permisos, pero el gobierno en lugar de remediar un problema lo convirtió en una auténtica emergencia.

Esta legislación (que pueden ver junto con los otros documentos en los links a pie de página) con precisión quirúrgica lo que hace es eliminar de un artículo de la ley general de patrimonio (22.1) la palabra “previa”. Y así, de un solo plumazo se borra, de manera efectiva, la herramienta más clara que existía para proteger edificios históricos en todo el país.

Era un sistema perverso
Es cierto que el sistema que existía era deficiente, lento y frustrante. Tan solo para conseguir la autorización se exigían 18 requisitos, y algunos de ellos eran un trámite adicional, como obtener certificados de la municipalidad que tomaban meses.

Una vez ingresados, la solicitud podía tardar más de un año o varios. En ocasiones, el resultado final era negativo, no se autorizaba la obra y al final salían perdiendo el dueño, la empresa y la casona misma.

A todas luces el sistema necesitaba una reforma. Con tantos parámetros y supuestos obstáculos cualquier inversión se tornaba un ejercicio en esquizofrenia burocrática. Claro que había que cambiar eso. ¡¡Pero cambiarlo, mejorarlo. No eliminarlo!!

Violación del patrimonio: escalera mecánica en patio de casona histórica. Foto: JL.
Una ley de promoción… de la destrucción
Quizás por ser un documento denso: 67 artículos y varias disposiciones complementarias, lo referido a patrimonio cultural tomó tiempo en identificarse. El texto aparece en el Capítulo IV que se refiere a Disposiciones para facilitar la inversión privada en el sector inmobiliario.

Hasta ahora, el procedimiento tenía dos etapas: la autorización del ministerio de Cultura (que evaluaba el proyecto de la empresa) y el de la municipalidad. A partir de ahora se elimina el primer requisito (la autorización previa del ministerio), y señala que son las llamadas comisiones técnicas de cada municipalidad (que en muchas partes del país no existen) las que decidirán si un proyecto va o no va.

Para Alberto Martorell, presidente de ICOMOS Perú – organización mundial pro defensa del patrimonio y que tiene categoría de consultora para la UNESCO –sorprende que esto venga de una organización que “debe proteger, porque se convierte en una excusa para la destrucción”.

Lo que se viene
A partir de ahora qué cosas pueden suceder con las casonas, edificios y bienes históricos:

- Podrán demoler parcialmente si lo necesitan
- Podrán demoler completamente, en casos que no sean monumentos
- Se podrán destinar a usos que el empresario decida darle
- Se podrán alterar fachadas
- Usarán distintas alturas
- Se podrá usar concreto armado, porque es más rápido y barato
- Podrán hacer prácticamente lo que les dé la gana con bienes históricos, porque no habrá nadie que vea el proyecto antes que lo ejecuten.

No nos rasgamos las vestiduras. Mucho de esto ya se hacía. Pero infringían la ley. Algunos horrores se evitaron y otros no. A partir de ahora, no habrá nada que los evite y los horrores, potencialmente, se van a multiplicar por todos lados.

¿Alguien piensa que esto es una exageración? Vaya por Barrios Altos. Ahí, en los últimos cinco años, empresarios informales han venido levantando depósitos ilegales en propiedades históricas, destruyendo un área aproximada del 30%.

Esto, evidentemente, es una escandalosa falta de autoridad y de capacidad fiscalizadora. ¿Por qué no se reforzó esto? ¿Por qué se termina validando la destrucción? Difícil de creerlo.

Barrios Altos.  Comparación sobre el aumento de depósitos ilegales, hecha en el blog limamalalima.org. 
Las consecuencias
Es verdad que en el papel queda estipulado que si alguien procede contra las normas, el ministerio puede cancelar o paralizar una obra (art. 22.3 y 22.4), pero ante la evidente pérdida de autoridad que significan la cuestionada ley y la resolución, esto será letra muerta.

“Es un error gravísimo”, me comentó un importante funcionario del ministerio a condición de mantener su anonimato. Según dijo, aumentará la demolición de inmuebles (como acabamos de ver estos días en el jirón Huallaga 731 - foto al inicio de esta nota). “No se podrán tirar abajo los que han sido declarados monumentos pero sí la mayoría de edificios del Centro Histórico, que tienen valor monumental”, dijo.

¿Qué consecuencia tiene eso? En el caso del Centro Histórico de Lima, patrimonio cultural de la humanidad, no solo una tremenda pérdida de autenticidad y la creación de un escenario de cuestionable calidad histórica, sino que potencialmente está yendo en contra de los valores y requisitos de un patrimonio mundial.

Como comentó en otra entrevista Carlos Castillo, presidente de EMILIMA, en relación a la hoy llamada Ley Coca Cola, el ex ministro de Economía Luis Miguel Castilla creía que eliminar el pago de tasas inmobiliarias a las empresas iba a servir como estímulo, cuando en realidad “es la recuperación del Centro Histórico lo que reactiva la economía” aseguró, mostrando cifras de más de 100 millones de soles en un solo año en las empresas del peatonalizado jirón Ica-Ucayali.

No es de extrañar que varios blogs tengan nostalgia del pasado, con la percepción de que
entonces se protegía mejor. Aquí Cdra. 2 del Jirón Callao, con 150 años de diferencia.
Imagen: Lima la Única - Jorge Huamán.
Reflexiones finales
Me sigue costando trabajo aceptar que las autoridades de un país con el valor cultural como el nuestro atente de este modo contra nuestra propia herencia, por un supuesto beneficio inmediatista. La ministra, hasta donde sé, no cumplió con su obligación de defender el patrimonio. Ella fue consultada para esta nota pero no contestó el mensaje.

En el pasado también hubo intentos de aplicar leyes o cambiar reglamentos y las autoridades del momento o emitían informes técnicos que los anulaban, o se trataba de negociar una salida que no lleve a la situación en la que nos encontramos ahora.

En lugar de promover medidas para corregir errores y fortalecer su gestión, lo que esta ley y esta resolución hacen es legitimar la falta de respeto al patrimonio. No mejora la inversión. La envilece. 

¿Y por qué importa? 
Porque no solo es un tema de identidad y de vivir en el pasado. Es un tema de desarrollo, de futuro, de visión. ¿Qué pasará en 30 años cuando ya no haya minerales? ¿En qué sustentaremos nuestra economía? La respuesta debería ser: en nuestra riqueza patrimonial.

El gran enemigo aquí, en palabras de Fabricio Valencia, es que esto viene “de políticos y empresarios que ven el patrimonio como obstáculo”. Ceguera más suicida seguramente no existe en este campo. 

Las normas que se han dado en los últimos dos años, como los DS 054 y 060 que afectan los bienes arqueológicos, no hacen más que permitir la destrucción del patrimonio, y dejar en evidencia un gobierno y unas autoridades de Cultura que no saben responder a las exigencias de su protección. 

¿Qué hacemos los ciudadanos si el gobierno y las autoridades no lo hacen? ¿Qué dirán los medios? Nuestro patrimonio es futuro, y ese futuro nos toca proteger.

Hace falta claridad y determinación para proteger el patrimonio.  Foto: David Pino.

-------------
Links 
Para ver la Ley 30230 haga clic aquí
Para ver la Resolución 364 haga clic aquí.
Ley general de Patrimonio: haga clic aquí.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Experta española: "Se necesita un lobby de la cultura para salvar el patrimonio"

 Quizás la plaza más bella de Lima. Aquí en su esplendor de 1928. Foto: Lima Antigua.
Podríamos fingir y decir que el incendio en la Plaza 2 de Mayo nos cogió por sorpresa. Pero no fue así. Tan solo en el último año hemos visto una serie de sospechosos incendios de bienes históricos, particularmente en el Centro, que han generado no solo molestia sino una profunda frustración. ¿Se pueden evitar? ¿Cómo estamos gestionando el Centro Histórico, patrimonio mundial de la humanidad?

La presente gestión de la alcaldesa Susana Villarán ha intentado apagar fuegos y se han dado pasos importantes, pero lo avanzado no parece una solución integral. El Centro Histórico necesita una visión de conjunto y no sabemos en qué dirección está avanzando. El incendio en la hermosa e histórica Plaza ha dejado una profunda herida. ¿Usaremos esta situación como una oportunidad?

Sobre este tema conversé con Ana Yáñez. Ella es directora de la Fundación Casas Históricas y Singulares de España, una organización que trabaja por la recuperación de patrimonio en su país, y estos días se encuentra en Lima para una serie de charlas y cursos sobre este tema, organizado por el ministerio de Cultura con apoyo de UNESCO.

Ana Yáñez, directora de la Fundación Casas Históricas y Singulares de España. Foto: JL.
Si se diera este caso en Madrid, que una casona histórica se quema, ¿qué harían?
Podría pasar algo similar a lo que está pasando aquí, que la autoridad no parece tener mucho interés en recuperar el lugar, y ha habido casos recientes. Pero si hay detrás un movimiento ciudadano importante, y presión de los medios de comunicación entonces las autoridades reaccionan. Ellos necesitan ese impulso para que vean que eso importa.

Desde mi experiencia, lo que ha salido a la luz de manera muy evidente son los problemas que existen para la gestión del Centro Histórico de Lima (CH): la municipalidad solo puede arreglar la fachada; el ministerio de Cultura ve la recuperación interna pero necesita coordinar con el dueño; y no se sabe bien de dónde vienen los fondos para ese trabajo…
En España existe la ‘ejecución forzosa’. Quiere decir que si no cumples con una obligación… por ejemplo: te ponen una multa y no la pagas, el Estado se encarga de sacarte el dinero. Entonces, el Estado puede intervenir y después pasarte el monto de lo que ha costado.

¿Lo hacen con edificios?
Si tienes un edificio en mal estado, la autoridad se hace cargo, lo arregla y pasa luego el costo. Pero este mecanismo muchas veces no es eficaz cuando tienes una vivienda con familias en estado de pobreza. En todo caso, sería bueno unificar criterios y generar un procedimiento estándar para que se sepa qué hacer cuando algo así pase.

Una corriente de opinión en Lima señala que, dado lo atomizada que está la gestión del CH que complica y atrasa su recuperación, se necesita una sola autoridad con toda la capacidad de decisión y acción. ¿Cómo lo ves?
Eso me parece perfecto. De hecho en España tenemos un ejemplo muy conocido que es la ciudad de Santiago de Compostela, donde además del Ayuntamiento está la Comunidad Autónoma, el Gobierno Regional y la Iglesia, y lo que han creado es un consorcio de gestión que toma las decisiones, y ha funcionado francamente bien.

Pero eso no evita las riñas ni rivalidades entre cada uno, que terminaría también por volver ineficiente ese cuerpo
Pues en principio no, porque ahí los miembros tienen que ceder un poco su individualidad en favor del consorcio. El consorcio es una entidad con personalidad jurídica. Es un organismo público-privado, y sí que ha habido momentos difíciles, pero en general ha habido un buen entendimiento. Además, la misma idea de esta autoridad surgió porque era un centro histórico muy difícil de manejar.

¿Cómo se gestiona mejor un centro histórico: buscando soluciones de conjunto o recuperando casonas según te gusten?
No, yo creo que eso no es un modelo. Eso no. Eso es actuar por impulso, sin planificación. Creo que un alcalde o las personas que tienen la responsabilidad no se pueden permitir eso.

¿Toda recuperación tiene que estar enmarcada en un plan mayor?
Es que el patrimonio no se puede aislar de la vida ciudadana. Por ejemplo, me parece absurdo que se intervenga en la fachada de un edificio si por el contrario permito un tráfico brutal que a los dos años va a hacer que esa fachada esté mal. Yo creo que todo debe responder a una planificación y dentro de eso apuestas por el patrimonio. Pero nunca de una forma aislada ‘me gusta esta casona, la intervengo’, eso no.

Peatonalización del Jr. Ancash, una opción para el Centro Histórico. Foto: JL.
Estos días has estado en Lima en un seminario sobre financiación de la cultura, y dinero en temas de patrimonio siempre es clave. Aquí tenemos varias opciones sin explorar: un canon para el CH, una partida del Congreso, o algunas de las fórmulas usadas en América Latina, porque es verdad que el Estado no lo puede pagar todo. ¿Cómo ves nuestra capacidad para gestionar fondos para la recuperación de patrimonio?
Me he quedado muy sorprendida porque hace dos años, cuando estuvimos aquí, lo de ‘obras por impuestos’ no se tocó. Era un mecanismo que existía para otros ámbitos y que ahora se ha puesto en marcha para la cultura. Entonces, me gusta ver cómo la cultura sale de su burbuja y busca otros espacios que están funcionando.

Algunos pensamos que aquí la empresa privada no apoya la recuperación de huacas o casonas porque las ven como un obstáculo al desarrollo. ¿Qué opinas?
El turismo es la tercera fuente de ingresos del Perú. En España es la primera. Entonces es tan fundamental conservar, porque no solo es un tema de identidad sino que también es altamente rentable. Lo que pasa es que muchas veces hay que hacer una labor de toma de conciencia entre empresarios, confederaciones de empresarios, otros ministerios. Tenemos que salir y llegar a otros sectores.

Los que estamos en cultura, ¿estamos haciendo los suficiente para demostrar a los escépticos que invertir en cultura es generar riqueza?
No. Yo creo que ahí hay una parte de responsabilidad, de incapacidad de explicar. Por eso es importante tener los indicadores claros, las cifras. Entre nosotros nos entendemos pero necesitamos hacer un esfuerzo por salir fuera.

Siempre encuentro mucho sentido en esta frase: ‘el patrimonio en los países ricos es una fuente de ingresos, en los países pobres una fuente de problemas’. ¿Por qué crees que es así?
Hay que ser proactivos en la defensa de lo que creemos son nuestros ideales. Igual que con el tema del medioambiente, que hasta los años 70 nadie hablaba de eso y ahora es una de las cosas que más protegemos en España, es algo parecido en el tema de cultura. Es una cuestión de cambiar el chip. Aquí debería haber un lobby.

¿Un lobby de la cultura?
Un lobby de la cultura, sí. Hay que trabajar en esa idea de crear una comitiva formada por el sector público, sector privado, de llamar a las oficinas de empresarios, de funcionarios, de autoridades, y de llamar hasta que te den una cita y explicarles de qué trata todo esto.

A los empresarios...
A los empresarios y autoridades públicas, alcaldes, municipalidades, ministerios. Ahí sí hay una labor porque las autoridades públicas al menos tienen que saber del valor de la cultura y el patrimonio.

¿Qué pasa cuando no proteges el patrimonio?
Que te empobreces, pero definitivamente. Y no creo que nadie quiera eso para su país.

No solo es esplendor perdido.  Es una pobreza de poder, de alma, de calidad de vida. El Centro Histórico de Lima se merece una solución integral. Foto: Alessandro Currarino.

Hacer clic aquí  para ir al sitio de la Fundación Casas Históricas y Singulares de España.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Agenda para el patrimonio y espacios públicos

Huaca Mateo Salado: el horizonte perdido.  Foto: cuidatuhuacaplo.blogspot.com.
Existe la necesidad entre varios sectores ciudadanos que la nueva y sucesivas gestiones municipales de la ciudad de Lima asuman una agenda de protección de su patrimonio arquitectónico, y actúen de manera responsable y comprometida.

Lima es una ciudad con un valor patrimonial sin paralelo en el continente. Queda mucho por rescatar, pero su herencia milenaria, colonial, republicana, contemporánea están ahí, a la espera de la visión y la inteligencia de sus autoridades.

Por mucho tiempo nos ha costado creer en el valor de lo que somos y lo que tenemos, pero creo que los avances de la arqueología en los últimos años han contribuido a fortalecer una visión de su potencialidad. Lima necesita que se la respete.

Es igualmente importante incorporar en la noción de patrimonio el de los parques y espacios públicos, muchos de los cuales han venido siendo utilizados contra los fines establecidos.

La protección del patrimonio arquitectónico no es un lujo. Es una vía para fortalecer ciudadanía, para generar vínculos, para establecer pertenencia y, fundamentalmente, para generar desarrollo. Además, obviamente, de ser la mejor manera de embellecer una ciudad.

Por último, tengamos en cuenta que Lima ya es oficialmente una Ciudad Milenaria y Ciudad de Culturas. Este reconocimiento ubica a la capital del Perú entre un puñado de ciudades que pueden mostrar al mundo un catálogo de arquitectura monumental que cubre 4.500 años. Eso no solamente nos hace diferentes. Genera una responsabilidad.

Por eso será bueno tener en cuenta algunos aspectos más específicos...

Destrucción de monumento al bombero en parque de Lince. Foto: elcomercio.pe.
En lo arqueológico

- Lima posee más de 360 sitios arqueológicos en el territorio metropolitano. Se necesita una estrategia para devolverles la vida.
- Se necesita involucrar a distintos actores: municipios distritales, sociedad civil, instituciones educativas, empresa privada...
- Existe un convenio de cooperación entre la Municipalidad de Lima y el Ministerio de Cultura para la puesta en valor de sitios arqueológicos que debe continuarse.
- Se debe aprobar la Ordenanza de Arqueología, que tenemos entendido queda lista de la gestión actual, y que busca sistematizar el uso de los monumentos y su relación con el crecimiento inmobiliario.
- Trabajar los sitios arqueológicos con una visión múltiple que no solo los vea como recursos turísticos sino también como:

  • Espacios públicos 
  • Espacios educativos 
  • Espacios para el desarrollo 
  • Espacios de interacción e intercambio ciudadanos 

- Revalorizar el sistema prehispánico de canales.
- Poner al ciudadano al centro de las políticas y una visión para la ciudad.
- Proteger la integridad del Parque de las Leyendas y reforzar su papel como gran centro arqueológico y corazón de una Lima Milenaria.

En lo colonial-republicano

- Establecer una sola autoridad para el Centro Histórico.
- Evaluar opciones para conseguir fondos que se destinen a la recuperación de patrimonio, incluido la lotería, estampillas, y/o un fondo directo del Congreso o canon para la capital.
- Poner en la mira la protección de centros históricos distritales.
- Considerar medidas de protección de arquitectura del siglo XX.

Espacios públicos, áreas verdes

- Limitar la capacidad de alcaldes distritales en la afectación de espacios y parques públicos.
- Se necesita liderazgo del Ministerio de Cultura, la MML y alguna comisión de expertos y ciudadanos en este campo.
- Proteger el Servicio de Parques de la ciudad, y continuar con sus planes de expansión de áreas verdes, particularmente en las lomas.

Puruchuco: una mala solución. Foto:Campaña de Defensa del Santuario de Puruchuco.
Horrores y errores a evitar

- Existe una deformada visión del desarrollo que cree que huacas o casonas en mal estado son un obstáculo para el crecimiento. Necesitamos cambiar esta visión para reconocer su valor y potencial, que eso es justamente lo que hace original a Lima y le puede dar futuro.
- Es por eso que una situación como la de Puruchuco no debe volver a repetirse. El problema social generado por una mala negociación de años, terminó por permitir una salida que no es la ideal, con la percepción de haber cedido a poderosos intereses económicos.
- Evitar levantar edificios como el que se construyó frente a Mateo Salado, con una altura que destruyó el paisaje histórico del sitio. Un caso similar es el de la clínica privada levantada frente a la huaca Pucllana, y el siguiente que están por levantar en las proximidades.
- Ya es hora que las autoridades lleguen a un acuerdo con la empresa Edelnor para que retiren la torre de alta tensión clavada sobre el templo de Garagay, uno de los grandes monumentos de la antigüedad en América.
- Muchos creemos en la necesidad de poner el bienestar ciudadano al centro de las políticas y decisiones de las autoridades. Esto pasa por el respeto a la herencia cultural y arquitectónica que es de todos.

Cierre

La lista evidentemente puede ser extensa pero un punto final debería ser la necesidad de generar liderazgo, decisión y acción en la gestión de patrimonio. No queremos que aquí se siga haciendo realidad el adagio de que “en los países ricos el patrimonio es una fuente de ingresos; en los países pobres una fuente de problemas”.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Imaginar la ciudad: milenaria y moderna

Imagen: Marcela Durand - Huaca del Parque de las Leyendas.
Que pasa cuando unos jovenes miran a la ciudad con otros ojos?  Que pasa cuando ven alrededor y encuentran estructuras del pasado, que les hablan y les pertenece? Lo que presentamos aqui esta semana (y perdonen la falta de acentos pues lo escribo desde fuera), es un proyecto unico, y muy estimulante, que esta siendo llevado adelante por los arquitectos Rodolfo Cortegana, Patricia Llosa y Jose Luis Villanueva, en la facultad de Arquitectura de la Universidad Catolica.

Esa mirada impulsada por los maestros se inicia en la urbe prehispanica, y les sirve de plataforma para pensar la ciudad del futuro. Una ciudad como solo podria ser Lima. Su utopia consiste en vivir con las huacas, en incorporarlas a su cotidianeidad, a su manera de ser feliz en esos espacios.

Son 28 alumnos que tienen entre 18 y 21 anhos de edad, y cursan el 4o ciclo de la carrera.  Entre ellos, escogieron a Jhonattan Diaz para que contara la experiencia.  Aqui va...

Para ver todas las imagenes elaboradas hacer clic aqui

Del Campus Universitario a la Ciudad
Jhonattan K. Díaz Gastelo

Es costumbre limeña recordar con nostalgia el viejo esplendor que antes iluminaban las calles de la Ciudad de los Reyes, un esplendor que hace mucho se apagó con el pasar de los años. Hoy salimos a diario a enfrentar una ciudad hostil infestada de injusticias urbanas, de un crecimiento desordenado y decisiones erróneas para manejar el rico palimpsesto que puebla el valle que habitamos.

Todos los lunes y jueves envueltos en apasionadas discusiones y rigurosas críticas en el Taller de Proyectos arquitectónico IV de la Pontificia Universidad Católica; es donde nos permitimos soñar, crear e imaginar que en un futuro no muy lejano, con esfuerzo, sensibilidad sobre las necesidades humanas y creatividad, podamos todos habitar libremente una Lima digna.

Es en clase donde nace el constante cuestionamiento de por qué tenemos los limeños que conformarnos con escasos espacios públicos y con servicios de transporte ineficientes.

Nos preguntamos, por qué nuestra Huaca Tres Palos en Maranga no puede tener el valor y hacer palpitar en sus ciudadanos un grato orgullo por nuestro patrimonio, por qué nuestros espacios cotidianos no se pueden vincular libremente con la ciudad en vez de crear tajantes paredes divisoras, cuando recorrer una ciudad debería ser una grata experiencia para todos.

La realidad se empieza a construir con el uso de foto-construcciones, videos, historias pobladas de ciudadanos, cuadros estadísticos, vistas aéreas, diagramas y secciones posibles, con ello vamos definiendo un espacio urbano en Maranga situado en una Lima del futuro.

Son en estos trabajos donde podemos plantear nuestras ideas para darle un mejor uso a los espacios públicos. Todos imaginamos un Parque de las Leyendas sin zoológico, nos permitimos darle un respiro a nuestras encarceladas huacas y a través de la arquitectura y el urbanismo revalorarlas y otorgarles un espacio propio con el propósito de involucrarlas mejor con los ciudadanos en su cotidianidad.

El taller desde un comienzo nos invita a pensar, creando nuevas propuestas urbanas, una Lima utópica que pueda ser utilizada por todos con eficiencia y admiración.

Imagen: Nadie Cabrera - una tarde en la huaca.
Decidimos aprovechar el área del Parque de las Leyendas para generar espacios de uso público para el libre tránsito de peatones o ciclistas en la zona, junto a la creación de diferentes áreas para la realización de eventos de toda escala en vista de la falta de infraestructura que tiene la ciudad para la ejecución de acontecimientos de gran tamaño.

Proyectamos pensando en la gente y sus necesidades: áreas para eventos tan íntimos como matrimonios y bautizos, paralelos a otros más públicos como conciertos y sucesos gastronómicos, mimetizados impecablemente con sus alrededores.

Aunque al comienzo del curso muchos no veíamos en las Huacas un valor, las discusiones en el taller nos colocaron frente a un lugar que nos permite reconocernos como habitantes de una ciudad milenaria.

Nos dimos cuenta que las Huacas habían desaparecido de nuestra mirada, es así que en este proceso de aprendizaje vamos definiendo otros escenarios en donde la realidad del espacio público convive con la historia de la Lima prehispánica.

Solo me queda decir que en el Taller de Proyectos estamos viviendo una experiencia que nos permite a nosotros estudiantes de arquitectura poder ser visionarios de un mejor mañana, porque esa es la naturaleza del arquitecto: crear un mejor futuro para las personas por medio de nuestras edificaciones, somos servidores que con creatividad vinculamos cientos de variables para intentar proponer la mejor solución en un mismo proyecto.

Nos transportarnos al futuro, a la Lima del 2025 para encontrar por el camino que no conoces, estos esperados cambios y soluciones, que con pasión, ansiamos ya conocer…


Para ver todas las imagenes elaboradas hacer clic aqui