miércoles, 17 de septiembre de 2014

Unidad Vecinal 3 y el Metro de Lima: el desarrollo avasallador

"Al Perú le corresponde el honor de ser el primer país en el mundo en construirlo
  íntegramente, y se concluye en 1949, siendo habitada desde 1948". (Arq. Robinson Ortiz)

Empecemos con lo personal. Buscando información sobre la Unidad Vecinal 3 en la web encontré este testimonio. Era de alguien que había vivido ahí, y en su momento pensé o que era una mala broma o la mujer deliraba:

Katya: “Mi querida UV#3 para mí de pequeña era como estar en mi propio mundo... uno no necesitaba salir de ella para conseguir algo... teníamos piscina, mercado, canchas de futbol y vóley, posta médica, iglesia, comisaria, cine, parque para los niños, colegio de hombres y de mujeres, nido y guardería, grupo scout, repleto de árboles y grutas religiosas, entre la universidad de san marcos... tantos lindos recuerdos jugando tan seguros...” 31 de agosto de 2010, 18:36 

¿Piscina, canchitas, cine? ¿En Lima, hace 50 años? Reconozco que hasta ese momento no tenía mucha idea de esta unidad vecinal, ni de las otras que existen. La única referencia era un nombre que sonaba lejano. Cuán poco seguía conociendo la ciudad.

Pero además resultó que era cierto. Esta unidad, levantada sobre la Av. Colonial en El Cercado y vecina de la Universidad San Marcos, responde a un momento en el desarrollo del urbanismo cuando las personas y su calidad de vida, estaban al centro de las propuestas.

Este lugar, que desde el aire se ve como unas piezas de dominó, había sido diseñado de tal manera que, efectivamente, incluía piscina, mercado, canchas de deportes, iglesia, comisaría y, más asombroso todavía, muchas áreas vedes. Las áreas verdes ocupan el 85% del terreno.

De manera muy significativa, era un proyecto de vivienda social para familias de ingresos medios y bajos. Se levantó a fines de los años 40 del siglo pasado, bajo la tutela del arquitecto Fernando Belaúnde, y según Robinson Ortiz, un arquitecto que vive ahí, la UV3 fue el primer complejo urbano de este tipo que se concluyó en el mundo (el primero se levantó en 1928 en EE.UU. pero quedó inconcluso por la Gran Depresión). Ahí viven hoy en día unas 6.500 personas en 1120 viviendas.

El 85% del espacio de la UV3 son áreas verdes, con tráfico vehicular limitado y
servicios propios. (Foto: arquitecturacontemporaneaenlima.blogspot.com)

Es cierto que el tiempo, la indiferencia y el descuido llevó al deterioro de buena cantidad de sus facilidades, pero sucede lo mismo que con huacas y casonas: todavía están ahí y pueden recuperarse. Y mientras alguien decide eso, la UV3 una vez más vuelve a ser mutilada.

Como señala el arquitecto Fernando Freire, del blog La Forma Moderna en Latinoamérica, “el crecimiento descontrolado y caótico de la ciudad de Lima está atentando, una vez más, contra nuestro Patrimonio Arquitectónico. En lugar de rescatar y enfatizar el valor de la ciudad, la realidad es que el mismo crecimiento está llevando la situación a destruir aquello que formó parte del carácter histórico y cultural de nuestra capital”.

¿Cuál es el problema?

El punto en cuestión surge con la futura Línea 2 del Metro de Lima. La AATE (la autoridad respectiva, parte del ministerio de Transportes) tomó la decisión unilateral e inconsulta de expropiar 450 m2 de jardines para construir una de las estaciones subterráneas, frente a uno de los accesos de la Universidad de San Marcos.

Para un terreno de casi 30 hectáreas, reducir 450 metros seguramente puede sonar poca cosa. Pero como se puede ver en la imagen de StreetView sacada de la web, esa área constituye la casi totalidad de jardines entre dos bloques de apartamentos.

“Los vecinos se sienten violados, aquí todo el mundo viene y se siente con el derecho a hacer lo que quiere y mutilar la zona”, señala Robinson Ortiz.

Y no es la primera vez. En cada oportunidad “modernizadora” se terminó mutilando una parte de este importante complejo urbanístico. En el Facebook de la urbanización  se puede encontrar un resumen de estos atentados contra su integridad.

Según el arquitecto Ortiz, “la estación que se pretende construir resulta innecesaria por cuanto las inmediatas estaciones anterior (Oscar R. Benavides) y posterior (Elio) distan de ella tan solo 500m. El tráfico que esa estación conlleva hará perder su condición de vecindad a la UV3, al convertirla en un área de paso”.

Imagen de jardines entre bloques de viviendas.  Un sector similar será expropiado unos metros más allá en esta calle. A la izquierda, San Marcos (Tomada de Google Street View).
En uno de los foros que existen en Internet sobre el tema, el arquitecto Antonio Polo y la Borda habla de “la prepotencia de la modernidad”. Porque más allá del valor arquitectónico del sitio, una decisión así no está tomando en cuenta cómo afecta la vida de una comunidad ya armada y organizada desde hace décadas.

Hace unas semanas que Ortiz llevan una campaña expresando su disgusto contra esta medida, y afirma que la mayoría de vecinos de la UV3 rechaza la expropiación. En este punto, lo que sorprende es el poco apoyo institucional de quienes deberían estar apoyando.

Una vez más, cuando se trata de protección de patrimonio, el Colegio de Arquitectos ha guardado un silencio inexplicable. Del ministerio de Cultura ya se sabe cómo procede y, más aún, ninguna facultad de Arquitectura se ha pronunciado oficialmente.

Robinson Ortiz asegura que las cabezas de estas instituciones han hablado personalmente con él dándole su apoyo. Pero ¿esa es manera de apoyar?

De los mensajes que envié el único que contestó fue el eminente arquitecto José García Bryce, para quien “la UV3 es un ejemplo del urbanismo en el Perú y tenemos que proteger su integridad. Tenemos que apoyar todas las medidas para su protección. No se debería partir ni dividir, sino más bien tratar de mejorarlo”.

Algo nos pasa como ciudad que nuestro sentido de desarrollo y de progreso hace que terminemos siempre en el mismo punto: destruir en lugar de proteger. ¿Hasta cuándo?


El área triangular, con la marca amarilla al medio, corresponde a la UV3,
sobre la Av. Colonial. (Foto: Google Earth)

Cifras: 
- 30 has
- 50 bloques
- 1120 viviendas
- 6.500 habitantes


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Ruth Shady a 20 años de Caral: “Todavía tengo muchas preguntas”

Vista panorámica de las pirámides principales. Foto: J. Lizarzaburu.
Este 2014 se cumplen 20 años desde que Ruth Shady llegó a Caral para cambiar la historia de este país, y lo que se sabía del origen de las civilizaciones en este planeta. 

Si bien el valle de Supe, a solo 200 km al norte de Lima, ya había sido mencionado y parcialmente investigado desde la época de Max Uhle hace más de 100 años, no fue sino hasta 1994 cuando la arqueóloga logró sistematizar información y conseguir lo que hasta entonces había parecido esquivo: medir la antigüedad del lugar.

Saber que Caral y los sitios aledaños habían sido el origen de la civilización en el continente americano, hace 5.000 años, nos dio no solo un nuevo horizonte. Nos dio una perspectiva diferente sobre quiénes somos y de dónde venimos.

No solo hubo que añadir 1.500 años a los libros de historia. Lo que sucedió fue la confirmación fundamental que aquí, nuestros ancestros, habían conseguido generar conocimiento y filosofía de manera magistral y monumental.

En esta entrevista con la doctora Shady, en parte homenaje a su trabajo, pasamos revista a cuánto ha evolucionado lo que sabemos del lugar, y reflexiona sobre el sentido de Caral y el mensaje de esa civilización.

Ruth Shady explicando la superposición de capas a lo largo del tiempo. Foto: J. Lizarzaburu.
Han pasado 20 años desde que empezó en Caral, ¿cuánto ha cambiado lo que sabíamos al principio?
Han ido cambiando muchas cosas, entre ellas cómo trabajamos. Nosotros hacemos investigación, para recuperar información histórica sobre ese sistema social; hacemos conservación, para que los monumentos puedan ser apreciados por la sociedad de hoy y del futuro. Pero también al haber tanta pobreza en el lugar, necesitábamos trabajar con ellos para que se identifiquen con el patrimonio arqueológico en programas de desarrollo, y esto lo hacemos con la empresa privada.

¿Y en cuanto a conocimiento?
En la investigación hemos avanzado muchísimo porque empezamos trabajando en Caral como el centro urbano más destacado. Desde entonces hemos identificado 25 centros urbanos con arquitectura monumental en el valle de Supe.

¿Caral sigue ocupando un lugar central o están todos a un mismo nivel?
Caral es el centro urbano más destacado si tenemos en cuenta la variable espacio construido, en cuanto a extensión y volumen de los edificios. Tiene 66 hectáreas. Tenemos otros asentamientos de esa etapa, de formación de la civilización, que tienen 30has., 20has., 10 has….

Son contemporáneos
No. Son de diferentes periodos. Todos son de la etapa de formación de la civilización pero esta civilización empezó 3.000 a.C. aproximadamente, y duró hasta 1.600 a.C.

En Caral estuvieron 1.500 años 
En Caral no. En Caral hubo civilización por 1.100 años. Luego hubo una crisis, se reponen y otros continúan con la tradición caralina en Vichama o Bandurria. Bandurria corresponde al último periodo de Caral. Antes de eso era una aldea de pescadores y no era civilización.

Civilización o, lo que es lo mismo, una sociedad compleja
Civilización es una etapa en el desarrollo con un sistema social complejo, con autoridades políticas; con especialistas que ya no se dedican a la búsqueda de alimentos sino a la búsqueda de soluciones a determinados problemas. Desarrollan tecnologías. Es otro tipo de organización de la sociedad.

De esos 25 centros urbanos, ¿cuál es el más antiguo?
A la fecha sigue siendo Caral, porque ahí hemos trabajado más.

¿También sigue siendo ciudad sagrada?
Sí.

¿Es la única de los 25?
Hasta donde va nuestra investigación, sí. Porque aquí cada edificio público tiene un altar con ductos de ventilación subterránea, que alimentan un fuego. Y ese fuego es probable que se haya mantenido mucho tiempo. Eso no se encuentra de la misma manera en los otros centros urbanos, ni en tantos edificios.

¿Por qué creemos que eso es símbolo de lo sagrado?
Porque vemos que en ese fuego pusieron ofrendas. En los altares excavados hay ofrendas de pescados, huesos tallados, moluscos, y estaría relacionado con el culto que en estos edificios públicos se hacían.

Símbolo de la fertilidad, hallado en Vichama, valle de Supe.  Foto: Cultura.gob.pe.
Hace 20 años también se asoció Caral con una civilización de paz, que nunca hizo la guerra. ¿Este sigue siendo el caso?
Sí. Es el mismo mensaje que tengo para el mundo.

¿Estuvieron 1.000 años y no hubo guerras?
No hubo. No hemos encontrado ninguna ciudad amurallada. Ningún sitio amurallado. Que sí lo veo cuando comparo otras partes del planeta de esta misma época. Y tampoco tuvieron armas. Se encuentran objetos de otras partes, pero nunca un arsenal local.

¿Qué nos dice eso?
Que la visión de ellos no era apoderarse del recurso ajeno. Su visión era establecer buenas relaciones para acceder al recurso ajeno.

Una sociedad práctica
Una sociedad práctica, basada en el intercambio. Esa es la gran lección para el presente: “me interesan las buenas relaciones con mis vecinos y cómo podemos beneficiarnos mutuamente”.

En cuanto a la arquitectura: sabemos que las shicras fueron un elemento sismo-resistente. ¿Pero hay algo adicional que se haya encontrado en este tiempo?
Como en Cusco, en Caral hubo un Pachacutec que en determinado momento transformó la ciudad.

¿Ha podido identificar ese momento?
Así es. Es fácil porque en un momento cada edificio tenía una orientación determinada pero en otro momento, hacia el periodo Medio, hubo un cambio drástico, y una autoridad muy centralizada dentro de la ciudad. Pero toda la orientación cambió hacia un lugar central, para todos los edificios. Y el centro urbano fue dividido en conjuntos y subconjuntos.

¿Es posible determinar algún tipo de vínculo entre la civilización en Supe y los valles de Lima?
Sí creo que hubo, pero en Lima recién están trabajando en algunos lugares y no hay mucha información todavía. Pero en [la huaca El] Paraíso, ojalá se vuelva a intervenir, en el valle del Chillón, porque se ha encontrado evidencias del último periodo de Caral.

Caral en Lima…
Bueno, Caral ES Lima. Además, esto corrobora nuestra hipótesis que Caral fue un centro de desarrollo, y que su prestigio fue tan fuerte que de ahí se fue expandiendo y fue asumido por otras sociedades que se incorporaron a esa dinámica cultural. Y muchos elementos Caral llegan hasta la época inca (plataformas, hornacinas, puertas de doble jamba, forma trapezoidal).

Entonces, en estos 20 años se ha confirmado la información original respecto a su antigüedad, lo sagrado, la paz, la arquitectura anti-sísmica…
En estos 20 años estamos tratando de sustentar con datos concretos, con evidencias, esos planteamientos para que se convierta en conocimiento científico. Trabajamos fuertemente en la investigación, como en la conservación, la difusión y las relaciones comunitarias.

Cuando habla con la prensa extranjera y le preguntan cuál es el logro más importante de Caral, qué responde
El sistema social.

¿Así?!!
Su sistema social en condiciones de paz. Mira al ser humano hoy día, ha avanzado mucho en tecnología pero...

¿No es la arquitectura?!!
Noooo… (risas) esas son expresiones de todo el avance que han conseguido. Pero para mí lo más importante ha sido el sistema social que hizo posible todo eso. Esa articulación intercultural en condiciones de paz, porque cuando han traído productos de la selva o de la costa no lo han hecho porque se han ido a atacar o a conquistar y traerse lo ajeno. Lo han hecho estableciendo interacciones con sociedades diferentes, manteniendo relaciones mutuamente beneficiosas. Y es más, esa organización social es un mensaje para el mundo de hoy.

Vista general del valle de Supe.  Foto: J. Lizarzaburu.
¿Satisfecha?
No es que tenga todo completo. Tengo todavía muchas preguntas sin respuesta.

¿Cómo se siente? 
Cansada (risas).

...porque nos deja un enorme legado para hoy y para el futuro
En realidad, me siento muy contenta de trabajar en lo que siempre fue la pasión de mi vida, la arqueología. De poder ahora hacerlo con un equipo de profesionales de varias disciplinas y ya estoy viendo cómo el modelo [de investigación] de Caral se empieza a replicar en otras partes, dentro y fuera del país.

¿Qué le gustaría ver en adelante?
Siempre tenemos dificultades presupuestales. A pesar de que ahora hay más interés del Estado en el patrimonio, todavía no es una prioridad. No se lo ve como un recurso para el desarrollo y sí debería serlo.

-------
Haga clic aquí para conocer más sobre Caral.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un Presidente contra el patrimonio y las áreas verdes (sí, otra vez)

Peatonalización del eje Ancash-Carabaya. Financiado con fondos del FOMUR.
En su discurso de Fiestas Patrias el presidente Ollanta Humala habló de una serie de medidas para reactivar la economía. Bien. Algunas seguramente funcionarán, pero hubo una que puso en alerta roja a las dos principales entidades que tienen que ver con las áreas verdes y el patrimonio urbano de la ciudad: SERPAR y EMILIMA.

Según denunciaron ambas organizaciones, la propuesta que viene de las oficinas del ministro Castilla consiste en modificar la ley (29090). Esta es le ley que regula el aporte que tienen que hacer todas las empresas inmobiliarias al desarrollo de la ciudad.

Y lo que sugieren es que en lugar de tener que pagar a precio de mercado lo harían a precios de arancel. En una: una reducción aproximada del 90% de los costos.

¿A qué costo? 

Veamos… Este cuadro responde a lo establecido en la Ordenanza 836, firmada el 15 de setiembre del 2005 por el entonces alcalde de Lima, Luis Castañeda, y que establece los tipos de aportes.

APORTES REGLAMENTARIOS PARA HABILITACIONES URBANAS CON FINES RESIDENCIALES

TIPO DE HABILITACION
Recreación
Pública
En propia urbanizacion
Parques
Zonales
SERPAR
Renovación
Urbana
FOMUR
Servicios
Complement
Min Edu
Públicos
Municipio
Distrito
TOTAL
Aportes
RDB
Residencial Densidad Baja
5%
4%
1%
2%
1%
13%
RDM
Media

7%
2%
1%
2%
2%
14%
RDA
Alta

16%
2%

--
2%
4%
24%
INDUSTRIA
--
5%
3%
2%
--
10%
COMERCIO
--
5%
3%
2%
--
10%
Fuente: Ordenanza 836, Municipalidad de Lima - versión abreviada/JL.

Para explicar este esquema:

- Los porcentajes los pagan las empresas inmobiliarias con su equivalente en terreno.
- Es decir, el 4% para SERPAR quiere decir que del total del área a urbanizarse un 4% de tierras va al servicio de parques. Con la venta de esos terrenos, SERPAR se autofinancia.
- El único caso donde el aporte puede ser en efectivo es el de FOMUR, según fue establecido en la ordenanza.
- Recreación Pública: área que se debe destinar para un mínimo de áreas verdes en la zona que va a desarrollar.
- FOMUR es el Fondo de Renovación Urbana, que se viene usando para mejorar la calidad de infraestructura de la ciudad, y parcialmente para los proyectos de recuperación del Centro Histórico.
- Servicios complementarios es el área que se debe destinar, por ejemplo, para levantar un colegio en la zona a desarrollarse.

Polideportivo G. Dansey, en una de las zonas más conflictivas del Centro Histórico.
Financiado con fondos del FOMUR.
Dos puntos a considerar 

Un aspecto central de este esquema es que genera un vínculo de responsabilidad entre la empresa inmobiliaria y la ciudad, lo cual es un punto a favor en la gestión urbana.

Otro aspecto fundamental, pero quizás el más débil, es que todo este sistema de aportes se aplica solamente cuando un terreno rústico es habilitado para ser terreno urbanizable.

Es decir, estos porcentajes solamente se pagan cuando un terreno se urbaniza por primera vez. ¿Cuál es el otro lado de esta moneda?

Que todo el boom inmobiliario que todavía vive Lima, no contribuye para nada a la ciudad. Fuera, evidentemente, de los impuestos básicos que toda obra tiene que pagar.

Nada 

Pero volvamos al punto en cuestión. Que el ministro de Economía, en un aparente intento por alentar la economía, qué termina haciendo:

- Por activar, desactiva
- Por activar, desvirtúa
- Por activar, le quita futuro a la ciudad ¿De qué manera?


Vivienda con alquileres populares, para eliminar la tugurización y para permitir la
recuperación del Centro Histórico. Financiado con fondos del FOMUR.
En el caso específico de EMILIMA, según me explicaba su presidente Carlos Castillo: “invertir en la recuperación del Centro Histórico es lo que en realidad reactiva la economía”. No hace falta más que ver la portada del diario El Comercio este martes 2 de setiembre para ver lo evidente: las grandes empresas empiezan a volver al Centro.

Pero parte de esa recuperación que empieza a atraer empresas, es decir, a activar la economía, se hizo con el dinero del FOMUR – el dinero que, efectivamente, el Ejecutivo piensa eliminar.

Castillo explica que uno de los mayores aportes de su gestión fue reforzar la recaudación de los fondos de FOMUR. De un promedio de cinco millones de soles que recibía al año en el 2011, va a cerrar el 2014 con 20 millones de soles.

¿Cómo cambia este panorama con la propuesta del Ejecutivo? 

De aplicarse la “reactivación” que se pretende hacer, en lugar de 20 millones EMILIMA habría recibido 115 mil soles.

¿Qué ha hecho EMILIMA con ese fondo en estos tres años? Según Castillo, se dio ímpetu a proyectos de destugurización, que tanto afecta el Centro Histórico, y a proyectos de vivienda popular. Por ejemplo:

- Polideportivos Guillermo Dansey y de la plazuela de El Cercado
- Patios de Felipe Pinglo: 88 departamentos de bajo alquiler
- Alameda de la Integración – Estadio Nacional
- Peatonalización Jirón Ancash-Carabaya, etc.

Volviendo a un segundo punto que planteé más arriba: esto solo aplica a terrenos rústicos que pasan a ser urbanizables. Es decir, esto tiene sus días contados. Estos terrenos cada día son más escasos.

¿Qué pasa con todos los nuevos edificios que se vienen construyendo en Lima?

Nada. Ellos no contribuyen a la recuperación de la ciudad con ningún aporte especial. En qué tipo de ciudad sucede esto. ¿No deberíamos más bien estar pensando en ampliar estos aportes? O, más aun, ¿perfeccionar lo que existe para que lo nuevo ayude a pagar lo antiguo?

El arquitecto José García Calderón es el Coordinador Técnico del Plan Urbano de Lima, PLAM 2035, oficina que viene trabajando en la planificación de Lima de aquí a 20 años. "El Ejecutivo, al querer darle mayor dinamismo a la economía lo que ha hecho es decidir por el momento presente, pero eso le quita futuro a la ciudad”, me dijo por teléfono.

Ese quitar futuro quiere decir que las empresas, prácticamente desprovistas de su responsabilidad en el crecimiento y mejora de la ciudad, no van a tener que invertir en áreas verdes para las urbanizaciones, colegios, comisarías, centros de salud, etc.

A la larga, ¿qué estamos permitiendo? La anti-ciudad.

Plaza exterior de la Quinta de Presa, Rímac.  Financiada con fondos del FOMUR.
Fotos: Javier Lizarzaburu
-------------
Sobre otras medidas del ministro Castillo "a favor" del patrimonio, ver también:

"Castilla no la ve"
"Cómo destruir un legado arqueológico"

miércoles, 23 de julio de 2014

San Lorenzo: señora de la bruma y símbolo de una geografía sagrada

Portada del libro de la antropóloga Mapi Fortunic.
Mi relación personal con San Lorenzo seguramente entra en la categoría de típicamente limeña: siempre la vi como una isla esquiva, que se ocultaba en la bruma, que le gustaba jugar a que se mostraba y a que no. Hoy, después de conocer el libro de la antropóloga Mapi Fortunic, creo entenderla un poco más. Esa bruma inquieta tenía una razón de ser. 

Pero esta isla es también, he aprendido, un puerto de sueños eternos. Así que antes de la entrevista que hice con esta experta les hablo brevemente del álbum de fotos que incluyo aquí: sucedió hace casi dos años. Era una peregrinación con un grupo de sacerdotes andinos - la primera que se hacía, de la que tengamos noticia.

Fue una travesía colorida y mística a bordo de una lancha de la Marina peruana. Este breve clip de video que acompaño a la nota concluye con unos gritos extraños. Tal era la atmósfera del grupo que al aparecer un halo multicolor alrededor de sol, en un día extrañamente azul y claro, la mayoría lo tomó como una señal de los dioses... El resto de esa experiencia la muestro en esta galería de fotos. Y todo eso sucedía a invitación y gestión de la misma Fortunic.

San Lorenzo es la isla más grande del Perú, con ocho km de largo y dos de ancho. No tiene fuentes naturales de agua y eso quizás la salvó de invasiones permanentes. Y eso, quizás, contribuyó a darle categoría sagrada, como sostiene la antropóloga Mapi Fortunic.

Ella lleva una relación de 20 años con la isla, y hace poco publicó su libro “El Señor del Mar y el espacio sagrado prehispánico – la Isla San Lorenzo”. ¿Por qué debería importarnos el lugar?

Durante el viaje de peregrinación a la isla, Dic. 2012. Foto: J. Lizarzaburu.
¿Qué es para ti San Lorenzo? 
Es uno de los sitios más emblemáticos del país. Es un resumen de toda nuestra historia. Tiene una geografía y una geología grandiosa, y una biodiversidad que incluye 80 especies de flora y fauna. Además, fue una diosa consagrada a la luna, y por eso ahí se han encontrado momias de sacerdotes prehispánicos y cantidad de piezas rituales. Y en ese sentido es un santuario también.

¿Un santuario todavía hoy?
Considerarlo santuario en el presente es restituir la línea del tiempo, porque fue así como lo escogieron nuestros ancestros hace cientos, o miles de años.

¿Cómo llegas a esa conclusión?
Porque son mis conclusiones después de más de 20 años de trabajar ahí, y lo que apareció durante las excavaciones de Max Uhle. En el año 1906 él encuentra osos disecados, loros disecados, copas, cuarzo, copas de plata. Lamentablemente mucho de esto se ha perdido, pero el ajuar ritual es exquisito, y todos estaban tatuados.

Otra lectura podría ser que era un cementerio para clases altas
Pero era una clase dedicada al ritual, porque las piezas eran de ritual.

¿Hay huacas en la isla?
No hay arquitectura evidente, pero hay terrazas, muros, una cumbre delineada, donde hay un muro circular tipo pirca.

¿Qué antigüedad tienen los vestigios que se han encontrado?
En la isla fundamentalmente estás hablando de los siglos 13, 14 y algunas cosas incas. Pero aun hace falta mucha investigación. En mi opinión, tampoco se debe seguir excavando hasta no tener un sitio donde guardar la colección.

Foto: Servicio Aerofotográfico Nacional 1956, Colección Humberto Currarino.
En el libro que acabas de publicar hay un énfasis en lo sagrado. Habiendo tantas variables en relación a la isla, como la biodiversidad o la geología ¿Por qué escogiste esta?
Porque para mí la esencia de la humanidad es lo espiritual. Además, académicamente, el encuentro de dos culturas siempre me interesó: cómo fue la conquista, qué quedó, qué se perdió, lo que se quiso transformar, lo que no se pudo.

Haces un paralelo entre huacas y cruces católicas a lo largo de determinadas rutas en Lima
En 1551, en el Concilio Limense, la autoridad colonial establece que todos los altares nativos sean evangelizados y que se les ponga una cruz. Si son muy grandes, pide que se construya encima una iglesia. De este modo, en nuestro territorio vas a ver que en la desembocadura de un cerro hay una cruz; en una cumbre, una cruz; en una gruta, una cruz…

Lo católico sobre lo ancestral…
Y en todo el territorio es así. Ahora quizás no ves nada más pero en esa época eran sitios rituales. Y si funciona el paralelo que hace Maria Rostworowski entre el señor de Pachacamac y el señor de los Milagros, mi hipótesis era que lo mismo debía funcionar en sitios con un culto similar. Así que al señor de los Milagros del Callao lo equiparo con el señor del Mar, en el Callao.

Y tú quisiste investigar si efectivamente este paralelo funciona
Y ahí es cuando yo encuentro un mapa del siglo XVIII que marca una línea de cruces, y esa línea de cruces llega a la isla. Es lógico pensar que llega al cementerio de la isla.

En ese sentido para ti San Lorenzo simboliza…
Es la memoria y también es el futuro. Encarna lo ancestral y lo actual. A diferencia de un arqueólogo que dice no toquen nada, yo como antropóloga digo que sí, la playa Casino es el espacio social de la isla…

Frente a Caleta Sanitaria, una de las cruces en la isla.
¿Cualquier ciudadano puede ir a San Lorenzo? ¿Está abierto al público?
En este momento no está abierto al público. Hay que hacer un trámite con la Marina, porque sigue funcionando la base naval. Pero el futuro de la isla va a depender de los próximos presidentes.

En los últimos años ha habido varios tipos de proyectos, desde crear un puerto hasta una urbanización de lujo. ¿Qué crees que debería pasar ahí?
Mi proyecto es hacer un Eco-Museo, que debería incluir un centro de convenciones. Y si se hace una marina, usarla para deportes náuticos y que los fondos pueden ayudar a la estación científica y la arqueología. Tiene que haber un plan combinado entre Estado, sociedad civil, empresa privada…

¿Ahora mismo hay un plan para la isla?
La Marina tiene a su cargo la parte del patrimonio marítimo. Los planes de concesión del gobierno anterior fueron suspendidos, y creo que se ha empezado a aprobar proyectos más pequeños y de mayor consenso.

Habrá empresarios furiosos
Lo que le digo a los empresarios de los otros proyectos es que el negocio no se termina, sino que se desplaza. Porque de haber negocio, hay.

Pero hay que hacerlo bien
Bien, pues. Por qué vamos a quemar nuestros mejores sitios. Ahora debería venir el proceso de recuperar el sitio. Tenemos que saber darle su verdadero valor.

Para ver el album de fotos de la peregrinación, hacer clic aquí
Para ver el clip de video de la travesía, hacer clic aquí

miércoles, 16 de julio de 2014

La locura de San Andrés. Tras la recuperación del primer hospital peruano. Barrios Altos

De la exhibición fotográfica de Alexandra Juárez, en el Museo Andrés del Castillo.
En las últimas semanas San Andrés empezó a caminar. Llevaba años deambulando como uno de los enfermos mentales que albergó durante un tiempo en el siglo XVI, hasta que aparentemente vio una luz.  O varias.

Lo primero fue un grupo de ciudadanos, que viene tiempo trabajando para conseguir que el lugar se convierta en el Museo de la Medicina, y recientemente anunciaron planes para empezar a hacer trámites antes las autoridades.

A esto le siguió una exhibición fotográfica que se inauguró en el museo Andrés del Castillo, en el jirón de la Unión, para llamar la atención sobre su avanzado deterioro. Y que todavía se puede visitar.

Y casi al mismo tiempo PROLIMA, la entidad municipal que rige los destinos del Centro Histórico, anunció hace poco la reactivación de la Escuela Taller, y que esta usará las instalaciones del antiguo hospital. Debe empezar a funcionar en las próximas semanas. ¿El inicio de su recuperación?

Los más optimistas, obviamente, queremos que sea así. Deseamos que este sea el serio inicio de un plan mayor.  Pero como nadie cuida lo que no conoce, el historiador Teodoro Hampe, uno de los mejores conocedores del sitio, explica en esta nota la importancia de este venerable lugar.

Aquí también por primera vez, y para los lectores de esta página, Teodoro comparte algunas fotos históricas del archivo de las congregaciones religiosas que ocuparon el lugar durante un siglo, hasta 1975, y que formarán parte del libro que publicará a fines de este año. Haga clic aquí para ir directamente al álbum de fotos.

Fachada e interiores.  Foto: patrimoniando.blogspot.com / Santiago Stucchi
Pasado, presente y futuro del Hospital de San Andrés

En la octava cuadra del jirón Huallaga, casi frente a la Plaza Italia, se levanta un extraordinario y en realidad poco conocido monumento de la ciudad de Lima: el antiguo Hospital Real de San Andrés. Edificación original de mediados del siglo XVI, sus muros y cimientos resguardan una serie de testimonios invalorables para la cultura e identidad colectiva peruana.

Entre los hospitales que se establecieron para atender la salud de los colonizadores en estas tierras, logró perdurable vigencia el de San Andrés, que empezó a funcionar por 1550 ―sobre un área original de ocho solares― en los Barrios Altos de Lima. Aquí se atendían los pacientes criollos y mestizos necesitados de tratamiento médico y quirúrgico y también los enfermos mentales, objetos de una psiquiatría entendida muy primitivamente.

Tenía una acogedora huerta y tres grandes patios, así como servicios de cocina, lavandería, ropería, botica, etc. Siendo el principal nosocomio del virreinato, San Andrés se nutrió de las rentas brindadas por la Corona, de numerosas donaciones de particulares y de los ingresos que surtía el corral de comedias de Lima; más adelante, desde finales del siglo XVIII, albergó en sus predios al Anfiteatro Anatómico y al Colegio de Medicina, que trajeron la modernidad en el tratamiento de la salud.

En 1875 dejó de existir dicho hospital por el traslado de sus médicos, pacientes y equipos al nuevo Hospital Dos de Mayo, y el recinto original pasó a ser utilizado como convento de monjas y plantel educativo, hasta el terremoto de agosto de 2007.

En busca de testimonios del pasado.  Foto: UNMSM - Antonio Coello.
LAS MOMIAS INCA
Pero la importancia de este monumento no se limita a los avatares en nuestra historia médica y pedagógica. Su mayor trascendencia radica en que hacia 1560, por orden del virrey Marqués de Cañete, se depositaron allí las momias embalsamadas de tres o cuatro de los Incas, antiguos soberanos del Tahuantinsuyu, que habían sido recogidas en el Cusco.

Las fuentes de la época expresan noticias diversas, pero parece que se trajeron los restos de aquellos monarcas que estaban mejor conservados y eran objeto de mayor veneración, como Pachacutec, Amaru Yupanqui y Huayna Capac y la coya Mama Ocllo, madre de este último. Es sabido que, para evitar que persistiera el culto de los pobladores andinos, las momias fueron enterradas en un “corral” de dicho hospital.

En los siglos pasados, se han desarrollado sin éxito algunos intentos por localizar las momias incas, como los trabajos promovidos por José Toribio Polo (1868) y José de la Riva-Agüero (1937). Investigaciones arqueológicas más recientes, llevadas a cabo en los años 2001-2005 con el auspicio de la National Geographic Society, han permitido recoger utensilios diversos y material óseo humano compatible con la enseñanza de la anatomía.

Uno de los patios en su mejor momento. Del archivo de las Hermanas de la Caridad.
RECUPERACIÓN HISTÓRICA
En salvaguarda del Centro Histórico de Lima, reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, nos toca urgentemente rescatar de la incuria y la destrucción esa singular reliquia, verdadero santuario inca en nuestra capital.

En la actualidad el monumento permanece cerrado y con algunas áreas exteriores invadidas o alquiladas para el comercio. El “rescate” de San Andrés requiere de un uso sostenible del edificio y del concurso de instituciones como la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana, propietaria del inmueble (con una extensión de 6.030 metros cuadrados en la actualidad), la Municipalidad Metropolitana de Lima, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Cultura. El lugar está registrado como patrimonio monumental, por lo que se requiere la participación de este último para visar la recuperación y puesta en valor del local.

Se están realizando las gestiones conducentes a la creación de un Patronato en favor del Patrimonio Monumental de la Salud en el Perú, que canalice el apoyo de filántropos y del empresariado peruano.

En un plazo inmediato, el objetivo será detener la amenaza de destrucción del antiguo hospital y promover su limpieza y restauración. En un plazo mediato, el objetivo es establecer un uso académico o museístico (por ejemplo, como Museo de Historia de la Medicina), de manera que se haga autosostenible en el tiempo. En el largo plazo, el objetivo es recuperar enteramente para los peruanos y limeños el local más importante en el desarrollo de la medicina en esta parte del mundo.

-----------
Fotos antiguas: tomadas de los archivos de las Hermanas de la Caridad y las Religiosas de María Inmaculada, dos congregaciones que ocuparon el local por espacio de un siglo (1875-1975). Haga clic aquí para ir al álbum de fotos.

TEODORO HAMPE MARTÍNEZ
Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid (1986). Profesor ordinario en la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Miembro de número del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, del Instituto Ricardo Palma y de la Sociedad Peruana de Estudios Clásicos. Autor y compilador de una veintena de libros y más de un centenar de artículos, publicados en revistas especializadas de América y Europa.

MUSEO ANDRÉS DEL CASTILLO Jr. De la Unión N° 1030, frente a la Plaza San Martín - Centro Histórico. La muestra SUSTANCIA, de la artista visual Alexandra Juárez, puede ser visitada hasta el 31 de Julio del 2014. Lunes a sábados de 9:00 am a 6:00 pm. Domingos y feriados de 10 am a 6 pm.

Más información de San Andrés, y fotos del interior en: http://psiquiatriahistorica.blogspot.com/2010/03/el-hospital-de-san-andres.html

jueves, 10 de julio de 2014

Alcaldesa pedirá al Congreso fondos propios para el Centro Histórico

Callejón de un caño, muchos anhelos e infinitos olvidos.  Centro Histórico de Lima.
En la segunda parte de la entrevista con Carlos Castillo, presidente de Emilima – la empresa inmobiliaria de la Municipalidad de Lima – el foco se abre hacia el Centro Histórico en su conjunto. Quizás el anuncio más esperanzador es el que la actual gestión de Susana Villarán estaría interesada en poner el tema de su recuperación en la agenda del Congreso.


Barrios Altos, entre su anciana elegancia y el abuso de los depósitos.
¿Quién decide qué se hace en el Centro Histórico?
Nosotros nos regimos por el plan maestro de Prolima. Nosotros somos los custodios de esos planes, y cuando queremos hacer algo vemos si está dentro de ese plan.

¿Podemos decir que Prolima es el cerebro y Emilima los brazos?
Se podría decir, sí. Ellos no ejecutan. No tienen ni el personal ni el dinero. Y todo lo que hemos hecho en estos tres años está contenido en ese documento.

Varios expertos en centros históricos suelen decir que para hacer un CH que funcione se necesita una sola autoridad. Aquí, esta autoridad está fragmentada, y lo hace todo mucho más lento
En esta gestión, en cuatro años, hemos hecho bastante obra. Y esto ha sido posible gracias a la magnífica relación con Prolima, con la Gerencia de Desarrollo Urbano, con funcionarios de la Municipalidad, etc. Pero esto ha funcionado por la gente que estamos aquí en este momento. Por eso yo también pienso que el Centro necesita una sola autoridad, que debería ser Prolima.

Y necesita dinero. Hay ciudades como Quito o Bogotá que gestionaron fondos propios para recuperar sus centros. O Londres, donde el sector cultura maneja la lotería. Acá no tenemos nada de eso
Es una buena idea. Y esto se puede dar después de que hayamos logrado incorporar el concepto de recuperación del Centro Histórico en el presupuesto del Estado. Porque el MEF después preguntará cómo lo vamos a financiar, y ahí se pueden sugerir estos mecanismos. No se pueden activar nuevos mecanismos mientras no se tenga el marco legal.

¿Quiere decir que ya se está viendo algo de este tema?
La Alcaldesa está haciendo un pedido al Congreso para que se incluya en el presupuesto una partida de recuperación del Centro Histórico. Increíblemente, en el presupuesto del gobierno central no existe una partida para el CH.

¿Tienen idea de cuándo puede salir esto?
Es un proceso que toma tiempo y está sujeto a variables políticas. Pero ya se ha empezado ese camino.

Plazuela de El Cercado, una de las más misteriosas de Lima, recuperada.
¿Qué pueden decir sobre Barrios Altos? Se están tirando abajo propiedades históricas para levantar depósitos. ¿Eso es responsabilidad de ustedes o de Prolima?
De ninguno. Eso le compete a la Gerencia de Fiscalización y Control. Pero nosotros no somos indiferentes a eso. Para atacar el tema de fondo tienes que darle primero buenas condiciones de vida al barrio, y para eso existe el proyecto del BID que estamos gestionando. Ellos dan 20 millones ellos y la Municipalidad pone otros 20 millones.

Pero ese proyecto ya lleva más de 10 años de espera
En esta gestión lo hemos asumido. Ese es un proyecto de infraestructura urbana básica: agua y desagüe, que en Barrios Altos es uno de los temas prioritarios. Además hay un tema de inseguridad. Y la estrategia es en pequeñas dosis: hemos empezado con las plazuelas. Lo que estamos haciendo es terminar el expediente y eso va a quedar listo para hacerse en la próxima gestión municipal.

Tres sitios emblemáticos: el Buque, el Teatro Segura y La Cabaña
El Buque no es propiedad de la municipalidad y hay un grave inconveniente legal para intervenirlo. La alcaldesa varias veces ha intentado con los ministros de Cultura para trabajar juntos, y esas propuestas se obstaculizaron en parte por el MEF, porque no autoriza intervenir en propiedad privada. Lo otro es que El Buque tiene más de 100 propietarios y no todos tienen su propiedad inscrita.

Pero la ley permite las expropiaciones
Sí, esa sería la mejor de las decisiones pero es complicado. El proceso toma dos años y lo resuelve el Congreso. Pero yo creo que esa es la solución que hay que tomar.

Teatro Segura: la fachada y la Sala Alcedo deberían estar listos este año (Wikilima).
El Segura…
Hacer obra nueva es fácil. Lo complicado es cuando te toca intervenir en una propiedad histórica. Lo que hemos hecho con el ministerio de Cultura es dividirlo en tres áreas: una de reconstrucción histórica que es la sala y tiene que quedar exactamente tal como era. Una segunda de intervención mediana, donde puedes incluir la modernidad, y un área libre que te permite hacer lo que tú quieras.

¿Tienen prevista una fecha de inauguración?
Nosotros vamos al Concejo Metropolitano estos días, y estamos pidiendo unos 80 millones de soles. Aunque para este año seguramente tengamos solo una parte de ese presupuesto porque no lo vamos a poder terminar. Pero por lo menos a fines de año tendremos listos la fachada, la Sala Alcedo y el foyer.

¿Y el Teatro La Cabaña?
Esto forma parte de un proyecto con el Auditorio Nicomedes Santa Cruz, al costado, y ambos son parte de un proyecto. El gran auditorio será techado (porque en invierno hace mucho frío y en el verano te quemas), pero será un techo muy moderno. No será una estructura fija. Pero este año no alcanza la plata para hacerlo. Lo que estamos haciendo es avanzar con el expediente.

¿Tan complicado es hacer un expediente?
Lo que pasa es que antes de pedir plata a la Municipalidad, tienes que presentarle un perfil de tu proyecto. Elaborar un perfil de este tipo puede costar hasta un millón de soles y tomar más de un año de trabajo, por el nivel de detalle que requiere trabajar en una propiedad histórica. Y la municipalidad no paga por este tipo de estudios. Tiene que salir de los fondos de Emilima.

Pero Emilima tiene unos 20 millones de soles anuales del Fondo que maneja
Sí, pero solo se pueden hacer para hacer obra y después de aprobar el expediente, que financiamos nosotros mismos. Por eso la demora en los casos del Segura y La Cabaña. Van a criticar esto, pero por lo menos queda el documento listo para que se ejecute después. Muchos ciudadanos no tienen por qué saber esto, pero ejecutar esta parte del proyecto [armar el expediente] es muchas veces la parte más lenta, más trabajosa y la que nadie ve. Pero es la que te garantiza un trabajo final de calidad.

Carlos Castillo, presidente de Emilima.
Fotos: Javier Lizarzaburu 
Foto Teatro Segura: Wikilima

miércoles, 9 de julio de 2014

El renacimiento del Jr. Ica-Ucayali. Y los temas pendientes del Centro Histórico


Trabajo en el Centro y es de esperar que de tanto en tanto cruce por este histórico jirón. Un día me llamó la atención ver algunas casonas y edificios cubiertos de mallas verdes. Primeros fue uno o dos, después fueron aumentando. Hasta que llegó el día en que decidí tomar fotos de este extraño acontecimiento porque, la verdad sea dicha, nunca había visto algo así en el Centro Histórico de Lima. Era cuadra tras cuadra de andamios, mallas verdes, obreros, pinturas, acción. Por fin parecía que estábamos saliendo del marasmo.

En total son 36 fachadas, a lo largo de ocho cuadras, que están siendo recuperadas por Emilima, la empresa inmobiliaria de la Municipalidad Metropolitana. Para ello han tenido un presupuesto de más de 3.5 millones de soles y el trabajo, que está a punto de concluir, se realizó en unos cinco meses. (Puede hacer clic aquí para ir directamente a la galería de imágenes)

No todo es perfecto, y en conversación con su presidente, Carlos Castillo, él reconoce que a pesar de lo bonito que se ve todo ahora, esta no es la solución a largo plazo. “Es parte del camino en la recuperación del Centro”, me dice. Pero es también, según él, una manera de decirles a políticos y empresarios que invertir en el Centro Histórico vale la pena.

La entrevista la publicamos en dos partes. Hoy nos concentramos en este eje histórico y peatonal, y mañana publicaré la parte enfocada en el CH en su totalidad.

Carlos Castillo en el balcón de la Casa Berckemeyer, sede de Emilima.
Me entusiasmó caminar por el jirón y ver cuadra tras cuadra que se están recuperando casonas, y por primera vez sentir que se estaba trabajando…
Son 36 fachadas que se están interviniendo y todas están registradas en el ministerio de Cultura como fachadas de tipo monumental.

¿Incluidas las iglesias?
Sí, San Agustín y San Pedro. Y varios hoteles, como el hotel Roma, o la Asociación de Artistas Aficionados, que son de privados.

¿Cómo han conseguido esto?
Hemos logrado sensibilizar al MEF en un tema importante: todos sabemos que no se puede invertir un centavo en propiedad privada, pero lo que hemos logrado que el MEF nos deje invertir en propiedades aunque no sean de la municipalidad.

¿Con qué argumento?
Es algo muy novedoso porque hemos dicho: podrá ser propiedad privada pero esa fachada es de todos los limeños, de todos los peruanos. Cuando viene un turista no separa: esto es del Estado, esto es privado.

Y también están trabajando sobre la casa Brescia
Sí, también, porque la autorización es para trabajar en la mejora del ornato público.

Pero los Brescia son una de las familias más ricas del país, ¿no deberían ellos pagar por eso?
En realidad no distinguimos entre quienes tienen o no tienen, sino cuál edificio es patrimonio, monumento histórico.

Entiendo el argumento del patrimonio, y mi cuestionamiento no va por ahí porque es un gran paso adelante, sino por el lado de una familia como los Brescia, porque al final los limeños estamos pagando por algo que ellos deberían asumir…
Podrían hacerlo con facilidad, pero alguien tenía que dar el primer paso.

¿Cuál es la visión con que se está haciendo este cambio?
Con este primer impulso hemos generado que las empresas vean que la recuperación de inmuebles sí da plata. Estoy seguro que esto va a impulsar económicamente el Centro porque ya no apuntamos a la pequeña tiendita sino al gran negocio.

Fachada de la Casa Brescia, recuperada por Emilima.
Y tal parece que las cifras de la peatonalización favorecen este enfoque
Efectivamente, porque los resultados hasta ahora han sido muy positivos. Según un estudio que hizo el SAT, con una inversión de 10 millones de soles a lo largo de ocho cuadras, al peatonalizar, el rédito ha sido de 94 millones tan solo en el primer año.

Ustedes con mucha honestidad anuncian que es un proceso de recuperación de fachadas y de iluminación. Pero no tocan las estructuras
Nuestra estrategia incluye primero saber con cuánta plata contamos y cuál es el marco legal en que nos movemos. Esa plata nos ha permitido intervenir 36 fachadas, instalar el piso, laja de piedra, e iluminación de 19 inmuebles. Entre ellas la iglesia La Merced.

Y las estructuras mismas…
Es muy importante y es el segundo paso. Porque muchos podrían decir “lo que están haciendo es fachadismo, maquillaje”. No es así. El segundo paso es meternos. En propiedades de la MML o de la Beneficencia sí puedes, ahí el dinero público puede entrar. Pero con el privado, que se le está cayendo la casa, puedes ayudarle a conseguir un préstamo, darle facilidades, como una licencia si quieren hacer algo comercial.

Ustedes pueden ayudar al dueño de la casona que quiere recuperarla, pero ahí el ministerio de Cultura les va a decir qué se puede hacer y qué no
Eso también lo hemos pensado. Todas estas restauraciones tienen un expediente y cada una ha sido aprobada por el ministerio. Hemos venido trabajando muy bien con ellos y hemos recibido todo el apoyo.

Fachada de la Asociación de Artistas Aficionados, AAA
Entonces, estructuras es una segunda etapa
Sí. Y algo más, si tú eres un privado y tienes una casona histórica y me preguntas ‘qué puedo hacer’ yo te asesoro gratis. Te puedo decir qué usos le puedes dar a tu propiedad y te asesoro para conseguir la aprobación municipal y del ministerio de Cultura.

¿Uds. dan ese servicio?
¡Son servicios que damos! Somos una empresa inmobiliaria.

¿Me da la impresión que están cambiando también las puertas en el jirón Ica-Ucayali?
Lo que hemos hecho con algunos comerciantes es que los hemos convencido de dejar su puerta enrollable de metal, pero se la metemos un poco más para adentro, y afuera le ponemos la puerta de madera. Y muchos aceptaron. De ese modo los edificios recuperan un aspecto más original.

Un talón de Aquiles son las imprentas
Ese no es un tema de Emilima. Está a cargo de la Gerencia de Desarrollo Empresarial, pero te puedo decir que en el eje Ica-Ucayali lo que sí hicimos fue desalojar unas 20 imprentas. En algunos de esos lugares, justo frente al teatro Municipal ahora hay un restaurante de calidad y otro es un café. La gerencia a cargo tiene un plan grande para ellos, pero todavía están negociando su salida.

¿Qué le dice a los limeñistas preocupados por el futuro del CH?
Que tengan esperanza. Que hay un trabajo gigantesco que se está haciendo, y las cosas han venido cambiando. Hay una creciente confianza en el Centro y cada vez más se ve gente interesada en su ciudad y en mejorar las cosas, así que soy optimista. Estoy seguro que la siguiente gestión va a continuar el buen trabajo.

---------------
Mañana jueves: ¿cuál es la visión para el Centro Histórico? ¿Qué se hará con otros puntos neurálgicos y emblemáticos como Barrios Altos, el Buque y otros?

Haga clic aquí para ver la galería de imágenes
Fotos: Javier Lizarzaburu